1/1/2009

Comida peruanísima después del año nuevo

Después del año nuevo, viene demasiado bien deleitarse con la comida peruana. En las siguientes líneas se recomienda algunos de los platos de esta gastronomía que despega.

Primer plato: el clásico ceviche. Si lo escriben en la carta con "v", "b", "s", qué importa. Lo que sí importa es saber dónde comerlo. En este caso, comí un ceviche con conchas negras que provienen del manglar de Tumbes (norte del país) y almejas. Buenísimo. Sobre todo, porque me lo dieron con una presentación original. Vean la foto, en el mismo plato viene acompañado con cerveza negra. Y lo genial es que este plato es muy light para quienes están a dieta. Tiene omega 3, por el pescado, y fibra por la cebolla, choclo, camote. Como para pedirlo una y otra vez.


Segundo plato: wantanes. Lo delicioso está en lo sencillo de estos aperitivos, de su masa crocante, de su relleno sabrosón. En este caso vino con mariscos. Remojarlos en la salsa estilo chino, es de otro mundo.

Tercer plato: choritos a la chalaca. Con una presentación muy a la moderna, estos coritos (o mejillones peruanos) calman la ansiedad a cualquiera. Una porción de seis de ellos, tiene ciento veinte calorías. Demasiado light. Y su sabor mezcla con cebolla, limón y tomate, espectacular.

Cuarto plato: pulpo a la brasa. Sólo lo he comido en un restaurante. El detalle abajo del post. Para degustarse mejor, los tentáculos deben cocinarse a fuego bajo para que logren esa suavidad deseada. Muy bajo en calorías.

Y por último: arroz verde, o arroz con marisco al estilo norteño. Predomina el sabor del culantro, casi como si fuera un pepián. Rico. Suave. Hecho al casi estilo risotto, como para venerar la comida peruana por sobre todas las cosas.

Los platos fueron fotografiados en el restaurante marino Oh Mar.

1 comentarios:

PiuraBlogs dijo...

asu que ricos platos. El ceviche de conchas negras ni que hablar, norteño que no lo ha comido no es norteño.

El pulpo a la braza si que nunca lo he probado, será question de apuntarlo en la agenda para un día saborearlo.

Excelentes imágenes Kateryn Hidalgo.