29/3/2010

Los Piuranos, un restaurante a la vanguardia y con sabor auténtico

Los Piuranos, ubicado en Lima, es uno de los restaurantes con mayor proyección. Cuenta ya con dos locales, uno en el distrito de San Isidro y el otro en Lince. Ha hecho de las nuevas tecnologías un aliado importante. En las siguientes líneas, su propietario, Daniel Kianman, nos relata sus inicios, el uso del Facebook, de la temporada actual de venta de “Malarrabia”, que ha sido todo un éxito y que inclusive ha salido publicado en varios diarios de la capital; pero además nos habla sobre lo que nos gusta: la cocina piurana.

Los inicios, paso a pasito

Vienen las primeras preguntas: ¿Cómo nació la idea de abrir la picantería Los Piuranos en Lima?

El restaurante Los Piuranos abrió sus puertas un enero del 2001 en la cuadra 5 de la avenida Schell en Miraflores, Lima, en un local pequeño pero acogedor de 12 mesas. Consideramos que han sido dos elementos básicos que hizo que el negocio prosperara: La sazón de nuestra comida y el servicio amical propiciado principalmente por su propietario, Daniel Kianman. Para lo primero era básico desde los inicios del restaurant ofrecer los variados platos piuranos fieles a las recetas originales de la cálida Piura. Por tanto, un equipo conformados por cocineros oriundos de la zona al mando de Daniel fue el primer comienzo.

El interactuar con cada cliente, preguntarle que le pareció su comida, que sugerencias y conversar un poco sobre la vida, afirma Daniel, fue su otro gran secreto, de ahí que hoy por hoy hay comensales que lo llaman previa y directamente para hacer sus reservas e indicarle que desean ser atendidos por . La demanda no se hizo esperar y poco a poco el Restaurant fue acogiendo cada vez a un número mayor de personas lo cual en poco tiempo desbordaba la capacidad del local. "Empezamos a dar tickets de atención pero igual, me sentía mal hacer esperar a mis clientes en los exteriores", recuerda.

Fue así que un 14 de febrero del 2009 Los Piuranos optaron por mudarse de local esta vez al distrito de Lince ( Las Orquídeas 2682, a 2 paralelas detrás de la Clínica Javier Prado) Poco a poco el Restaurant fue acogiendo cada vez a un número mayor de personas, lo cual en poco tiempo desbordaba la capacidad del local. Al principio sentí un poco de temor por el cambio, de hecho no era un local que estuviera a la vuelta o a cuadras del de Shell. “En efecto, era otro distrito; sin embargo grande fue nuestra alegría que mis primeros clientes en Lince fueron mis clientes de toda la vida", es decir, a penas se enteraron del cambio, no dudaron en buscarnos y alegrarse por el cambio: de hecho es un local más grande y era como un progreso", señala Kianman.


El segundo local viene

A los meses y por casualidades de la vida unos empresarios le ofrecen a Daniel un local en pleno corazón de San Isidro, en la calle Chinchón 883, zona 100% ejecutiva, por lo que ya con más aplomo y con más seguridad ante los cambios, Los Piuranos abren su segunda plaza. Los exigentes comensales de la zona no escatiman el corto horario del refrigerio para rendirse ante los tamalitos verdes con jugo de seco; o el delicioso seco de chavelo con el toque especial de chicha de jora.

Es así como en la actualidad Los Piuranos manejan sus dos locales atendiendo a comensales de gustos exigentes lo mejor de la comida Piurana. Producto de los nuevos escenarios, Los Piuranos tuvieron que adaptarse a las nuevas exigencias del mercado. En el 2009 lanzaron su servicio de catering, ofreciendo otra alternativa para cubrir eventos familiares o empresariales fuera de sus locaciones, donde se movilizan con todo el equipo de cocina, mozos, barmans, conjuntos musicales, etc.

Una de las estrategias de hoy es hacer uso de las redes sociales, en específico del facebook. Los Piuranos ya cuentan con más de 800 seguidores que son o han sido clientes reales. ¿Qué beneficios les ha traído esta red social?

De hecho el facebook es una herramienta muy buena y con extraordinarios resultados, pues nos da la oportunidad de interactuar con nuestros clientes; anunciarles novedades, promociones, felicitarlos por sus cumpleaños. Y por supuesto, recibir sus comentarios, críticas, sugerencias, etc. que nos sirven mucho para compartirlas con todo nuestro equipo de trabajo. Nuestra política de comunicación siempre ha sido "el boca a boca", pero creemos que el facebook se ajusta mucho a esto porque la gente tiene la oportunidad de decir lo que piensa y es referente para otras personas.

Justamente una de estas últimas promociones y novedades que hace poco promocionaron en su facebook fue la temporada de malarrabia, que también salió en diarios locales, cuéntanos cómo fue esa experiencia de vender este plato tradicional después de difundirla por estos medios

El tema de la malarrabia por ejemplo lo comunicamos primero por el facebook y casi a tiempo real, tuvimos cerca de 20 reservas por local que incluso tuvimos que decir que gracias a la acogida la íbamos a ofrecer también los sábados y domingos, pues como saben este plato sólo se ofrece por tradición los viernes. Pero debido a la respuesta masiva de nuestros contactos ampliamos a todo el fin de semana para ofrecer la malarrabia.

¿Cuáles son la especialidades de la picantería y cuáles son los platos que salen más y que extrañan los piuranos?

Los platos que más salen son: los tamales verdes servidos con jugo de seco, la ronda norteña que tiene seco de chabelo, majado de yuca, carne aliñada y chifles. También el seco de cabrito servido en su mate con arroz frejoles y tamalito verde y su cuchara de palo. Sin olvidar los ceviches a base de mero, los sudados, el pasado por agua, etc.

La malarrabia también la servimos en mate con cuchara de palo tal como sirven en el mismo Catacaos. Por cierto, el respetar este tipo de tradiciones, hace que la gente se sienta como que está en su tierra, en su ciudad y desde ya es un sentimiento entrañable que los aborda incluso antes de comer los platos. Ya una vez que terminan, redondean la idea como si hubieran tenido un sueño por unos minutos que han sido transportados a su Piura querida.

¿Por qué nos gusta tener tanta diversidad de acompañantes en los platos?

A los piuranos en general no sólo les gusta comer bien, sino que "saben comer bien" y esto lo digo porque nadie como los piuranos saben reconocer un buen pescado: mero, ojo de uva, cabrillón; un buen guiso, a base de condimentos naturales como el culantro, el ají limo, el aderezo hecho a base de chicha de jora; unos buenos frejoles etc. Por ello nosotros nos esforzamos en brindarles los mejores insumos, por ejemplo, somos muy honestos con el pescado que utilizamos, " si te digo que tu ceviche es de mero, pues es de mero y no de otro pescado". Si ese día no conseguimos mero porque hoy por hoy se ha escaseado e incluso ha encarecido te digo que pescado conseguí: ojo de uva, cabrillón, lenguado, etc. Considero que todos mis clientes merecen respeto y estoy seguro que la honestidad es el mejor principio de todo restaurantero...

¿Los cocineros son piuranos. Se acostumbran a vivir en Lima? ¿Los insumos como carne seca, chifles, chicha también los traen de Piura?

Tenemos ahora proveedores que nos abastecen por ejemplo de chifles, del queso para la malarrabia, de menaje que nos traen del mismo Catacaos, los mates y las cucharas de palo, la chicha de jora también nos la traen. Los equipos de trabajo están conformados por cocineros Piuranos, ya tienen años trabajando con nosotros, ahora son como los jefes que capacitan, pero siempre están presentes en ambas cocinas haciendo los controles de calidad, de sabor de cada uno de los platos. Al principio fue un poco complicado que se acostumbren a Lima porque a todo piurano le gusta mucho su ciudad, es muy pegado a las tradiciones, a las costumbres, pero con el correr de los años, ahora ya están muy adaptados y ellos mismos han crecido profesionalmente porque como dije ahora son las cabezas de área y tienen gente a su cargo.

¿Cuál es el futuro de los piuranos después de mudarse al corazón de San Isidro y Lince? ¿Cómo atraen a los oficinistas?

A nuestros clientes les gustan que los reconozcan, de hecho los hacemos sentir como en casa y son ellos los que regresan a su vez con más clientes. En general creo que a todo cliente le gusta mucho tener un contacto cercano, amical con un establecimiento y en el rubro de restaurant considero que es muy importante incluso es una muestra que nos importa los comentarios de la gente, cuando nos acercamos a cada mesa, preguntamos cómo estuvo la comida, qué sugerencias, nos preguntan recetas, nos piden información, explicamos los contenidos de los platos etc., esto crea un vínculo de todas maneras.

La gente cuando no come en su casa y come en otro sitio, de todas maneras siempre va a querer sentirse como es su casa, es así que con ese concepto el personal actúa desde el estilo del saludo. Lo común es que primero se pidan los tamalitos verdes, luego el ceviche para picar, y eso si cada comensal siempre se pide su plato de fondo para no compartirlo con nadie. Aquí nos piden el seco de cabrito, el arroz con pato, los sudados, el seco de chavelo etc. Luego viene la sobremesa y luego la cálida despedida. A mí me gusta despedirme con un fuerte apretón de manos de mis clientes, diciéndoles un verdadero "gracias por venir, ojalá vengas pronto".

¿Crees que esos platos tradicionales piuranos van a evolucionar de alguna forma?

Con el boom de la gastronomía en general todo el rubro hoy en día tiene un contexto favorable. La comida regional en concreto se está difundiendo ahora más que antes. Por ejemplo, en la actualidad todos sabemos lo que es un juane, un tacacho, un rocoto relleno, un adobo, etc. Los restaurantes regionales en general han dado un paso adelante con su cocina y esto es bueno; sin embargo también nos recubre de un gran compromiso en brindar el mejor servicio y no sólo referido a atención sino también a infraestructura, a servicios complementarios, a diversificación de su carta, etc. Es un gran reto para todos y creo que con la preferencia de los comensales en general vamos camino a la perfección.

15/2/2010

Picarones de San Bartolo

No conocía la playa San Bartolo (Lima) hasta ayer domingo que salió el sol, así que fui. Y me encantó.


Si no me cree, mire la fotografía. Tiene un bello atardecer. Pero vayamos horas antes. Llegué como el medio día y sus aguas tan tranquilas, limpias y sin arena me fascinaron. Tanto así que inclusive bañarse ahí hasta relaja al cien por ciento.

El único inconveniente son las piedritas negritas ya que no hay arena y se torna difícil de caminar. Y no me olvido, la basura que deja la gente en la playa, que es poca, pero creo que si va hay que demostrar un poco de educación con nuestra playa.


Como llegué un poco tarde, el boulevard estaba lleno, todos almorzaban. Hay menú marino desde ocho soles hasta platos a la carta de veinticinco. Lo que me gustó del restaurante (Oasis) fue la rapidez. Los platos llegaron en diez minutos. Vinieron ceviche mixto y arroz con langostinos (ver fotos inferiores)


Pero lo que más me acuerdo y se quedará en mi mente cada vez que quiera un poco de azúcar son los picarones de San Bartolo. Sólo hay una señora que vende en el boulevard de comidas (calle principal) a precio módico (S/. 2.5), vienen seis unidades, los preparan al instante y son crocantísimos y de sabor a miel de chancaca. Me gustaron tanto que sin darme cuenta tomé varias fotografías de lo mismo.


El primer punto a resaltar era que el aceite era del día. Lo cual influye en su cocción y su sabor. Por eso el color anaranjadito de los picarones y no quemados.


Aquí va otra fotografía como para hacerlo provocar, provocarme, recordar y darle otra razón para que vaya a San Bartolo.


Y viene el plato espectacular de picarones. Me quedé encantada. Miren su miel.


Y aquí los platos del almuerzo antes de irme a bañar a la playa. Satisfecha pero más por mis picarones.

9/2/2010

La aventura está en Lunahuaná

No hay duda que este es un lugar para divertirse en familia y/o amigos. Aquí hay toda una cultura del deporte sano y la buena comida. Lunahuaná es sinónimo de canotaje, ciclismo, paseos en moto y claro de camarones, truchas y cuyes.


Si bien, viajé unos meses atrás, tenía planeado hacer este post, por la belleza del lugar, además para que usted conozca lo genial que es hacer deporte y está muy cerca a Lima. Y además comerá muy bien, son especialistas en camarones, sin olvidar de los vinos caseros, las mazamorras de uva y también podrá comprar fruta fresquita.

Lo que sí recomiendo es llevar repelente para mosquitos, no se olvide.

Enseguida unas fotografías de Lunahuaná.




Y empieza la aventura, a remar con mucha fuerza..




Unas flores que me gustaron




Picarones a un sol...frente a la Plaza de Armas




Y llegaron los camarones




Algunos recuerdos que puede comprar en Lunahuaná




Mazamorra de uva y de otras delicias




Duraznos fresquitos, muy fresquitos




Vino artesanal de níspero en plena Plaza de Armas




Si gusta un coctel de algarrobina, de lúcuma o un pisco sour...en Lunahuaná




¿Cómo llegar a Lunahuaná?

7/2/2010

El Peñón de Chancay

En mi corta estadía en Chancay, Lima, fuimos a comer al restaurante El Peñón, que está a pocos pasos de la Plaza de Armas del lugar.

Chancay es conocido por sus numerosos tacu tacu's con mariscos, por sus ceviches sabrosos y jugosos. Bueno, entonces pedimos eso, un tacu tacu, un ceviche y un par de platos más.


En mi caso se me provocó chita (pescado) frito con papas y ensalada de cebolla. El plato costó 24 soles, pero valió la pena pagarlo. Estaba fresco, en su punto, sabroso. Fui la envidia de mi familia. Sólo basta mirar la piel crocante del pescado para darse cuenta de lo atrayente que es comerlo.


Mi primo Alberto pidió el tacu tacu. Por su reacción y por los granos de arroz que dejó en el plato, además que probé un poco, estuvimos de acuerdo con que en Chancay son especialistas en cocinarlo.

A su vez pedimos ceviche y el juguito del limón combinado con los mariscos estuvieron más que aprobados por mi familia. El Peñón de Chancay, recomendado.

Helados naturales de Chancay

A nuestro regreso a Lima, pasamos por Chancay (conocido por su castillo antiguo), sus pescados y mariscos frescos como también por su helados naturales hechos a base de pura fruta.


Situado frente a la plaza de armas de Chancay, la heladería "Bravísimo" ofrece helados 100% naturales, hechos con frutas y cremas del lugar e insumos importados de Italia.


De precios módicos, esta heladería es todo un boom en Chancay. Probamos el helado de uva y la verdad es que estaba como suelo decir "buenote".


Aquí hay muchos sabores para escoger. Así también puede elegir entre tortas de chocolate, pie de limón y muchas más.

Chancho al palo de Huaral

La semana pasada viajé a Huaral, situado a pocas horas de Lima. Conocí el Rancho de Robertín, un restaurante campestre, coronados como los reyes del chancho al palo.

El lugar, que es muy fresco, por ayuda de los árboles, tiene un mini zoológico por ver, hay dos llamas que comen pasto despreocupadas y dos águilas.


Aquí se puede apreciar cómo preparan al aire libre el chancho al palo (ver foto) con leña del lugar.


Como cortesía, recibimos un plato de arroz y carapulcra a la huaralina. Sabrosísimo.


Y llega el chancho al palo, acompañado de papa a la huancaína y una ensalada de nabo encurtido que combina muy bien con el cerdo.


También son expertos en cebiche de pato, de sabor a ají casero, acompañado de yucas cocidas. Hasta la cebolla es deliciosa. Sin duda es otro de los lugares que recomiendo ir. No me olvido de su vino, tan dulce, tentador.

Embrujados con Zorritos


Si quiere pasar momentos agradables en familia o amigos, uno de los lugares que recomiendo ir es sin duda Zorritos, en Tumbes. En especial para fiestas de fin de año. Es un lugar tranquilo, tiene playa, puede hacer fogatas de noche y su comida es excelente.



Lo que sí recomiendo, si quiere ir para temporada alta, reservar con anticipación hospedaje, ya que los precios suben considerablemente y es imposible encontrar sitio.

Entre sus atractivos está esta pileta que alude al hombre pescador. A su lado hay una embarcación hecha de madera que el visitante puede subir para tomarse fotos.


Además, Zorritos tiene uno de los mejores restaurantes y que es muy concurrido, El Brujo. Son especialistas en pescados, mariscos e inclusive tiene langostas al natural y en preparaciones diversas.



El Brujo, que tiene años de experiencia, participó en la Feria Perú Mucho Gusto de Piura hace poco, y lo que me encantó del lugar, además de su buena y fresca comida, es la piscina. Quienes más lo disfrutan: los niños.





Entre los platos que pedimos fue: ceviche mixto, chicharrón y arroz. Los tres estaban buenos. Como éra fin de año y había demasiada gente, se entiende que tuvimos que esperar por la entrega. El primer plato que llegó fue el chicharrón, crocante.



El arroz con mariscos, con un toque parecido al arroz chaufa, pero bueno.



Y el ceviche mixto, con un saladito muy tentador, como lo es la comida del norte peruano.

20/1/2010

Tumbes y su Estadio

El fin de año que pasó estuve en Tumbes, una de las ciudades de la costa peruana, ubicada a unas horas de Piura. Dueña de playas hermosas, solitarias, de balnearios de pescadores como Puerto Pizarro, sus imponentes manglares y su comida fabulosa.

Con mi familia hicimos un tour en Puerto Pizarro, que costó cerca de setenta soles, que incluía servicio de guiado turístico por los manglares, el criadero de cocodrilos, el criadero de fragatas, la isla del amor (donde los turistas van almorzar y a pasar el día divirtiéndose con sus aguas limpias) -ver galería-. Pudimos ver la unión entre el río de tumbes y su mar.

Aquí, como hace mucho calor, los visitantes suelen tomar agua de coco y comer ceviche de conchas negras (sólo se obtiene de los manglares).

En la ciudad de Tumbes, fuimos a almorzar al Estadio, restaurante concurrido con más de 25 años de funcionamiento. Los taxistas y pobladores nos recomendaron este lugar. Así que fuimos. Pedimos ceviche mixto, majarisco (mezcla de plátano y mariscos) y chicharrón mixto. Los tres platos estaban buenos.

Nueve años después, he vuelto a este restaurante y el ceviche no ha cambiado en su frescura, sabor y sazón. Lo admito, es uno de los mejores ceviches que he probado del norte peruano. Su majarisco no estaba seco, más bien jugosito, como suele gustarme.

También cruzamos la frontera, llegamos a Aguas Verdes, cerca a Tumbes, donde el comercio es el corazón de la zona. El calor aquí es más intenso. Y el agua de coco, que también se vende aquí, ayuda en algo. Hay puestos de comidas ambulantes, combos mixtos, es decir, en un mismo plato sirven, según el gusto del cliente, ceviche, tallarines, papa a la huancaína, etc.