14 de feb. de 2009

Festival de comidas en Chucuito



Chucuito ha pintado las fachadas de sus casas de colores, al estilo El Caminito de Argentina. Está lindo. Pero más lindo es deleitarse todos los domingos a medio día con esa comida peruanísima. Y como dijo el chef Gino, a quien encontramos el domingo pasado, su cerdo y pollo al cilindro está como para volver.

Ubicado en La Punta, Callao, Chucuito es un barrio que ha sido remodelado recientemente. Las paredes de sus casas están pintadas de colores muy vivos. Demasiado llamativo, diría yo, que lo hace un lugar muy especial. Siempre ha sido un balneario de pescadores, pues Chuchito tiene al mar a unos pasos.

Desde diciembre del año pasado, todos los domingos a partir del medio día, cocineros y chefs tienden sus mesas en la feria gastronómica. Hay desde causas, arroz con pato, seco de cabrito, ceviches, anticuchos, chicha morada y mucho más.

Como el domingo pasado fue el día del Pisco Sour, Chucuito no se quedó atrás y celebró como los distintos municipios de la capital. Se levantó un stand donde la gente podía deleitarse de nuestro abanderado pisco sour.

Como estrategia cultural, tres mujeres vestían trajes largos de colores pasteles, sombreros. Representaban a la mujer colonial del Callao. Cualquiera podía tomarse una foto con estas damas.

En uno de los puestos de comidas conocimos a don Gino Chef. Lo encontramos, junto a su familia, preparando cerdo y pollo al cilindro a la vista de todos. La carne con aroma a algarrobo y la ensalada de papa de acompañante y el huacatay nos hizo pedir doble.

Además del patio de comidas al aire libre y con orquesta musical de fondo, la gente suele ir a la playa para observar los grandes barcos como el gran Humboldt.

3 de feb. de 2009

Comiendo en los mercados tacacho y chanfainita

Los mercados de Lima, sin duda, son una buena opción para ir a comer. No obstante, hay que saber elegir bien el puesto de comidas, fijarse sin son limpios, si tienen clientela, etc. En las siguientes líneas, un par de lugares que recomiendo.

El primero, sin duda, es el mercado de Magdalena. Muy surtido por donde se le mire, es un buen sitio para comer. Sobre todo si gusta de la comida selvática. Ahora hay dos puestos de comida dedicados a esta comida regional que apetece a cualquiera. En sus pizarras ya está la palabra "combo", que viene a ser mixturas, tipo mini buffet. Por ejemplo, en un plato viene un juane de gallina o de pollo + tacacho + plátano + chorizo.

Hay otros que, al competir directamente con los tacachos y cecinas, pues venden otro tipo de comidas como causas, tortas y demás, creativamente ha colgado una banderola diciendo:"Gastón estuvo aquí". Refiriéndose al famoso chef peruano, que tiene el programa "Aventura culinaria" y varios restaurantes en Lima y fuera del país.



En el mercado de Magdalena sólo hay 2 tiendas que venden comida de la selva peruana. Ambos son recomendables. A ambos he ido. Uno es más barato y el otro ligeramente más caro. Su comida se diferencia porque la sirven caliente, jugoso en el caso del tacacho, con productos del día, resaltando el sabor a ahumado de la cecina o carne.

Otro de los lugares recomendados son los puestos de jugos de frutas. Se llenan al toque. Los precios están súper cómodos, por cierto. Son limpios y la bebida es natural.



Uno de los platos que he comido recientemente en otro de los mercados ha sido la chanfainita, la comí en San Luis. La gente se amontona para comerla. Este plato muy típico de la Lima clásica, se dice es aporte antiguo de los llegados del continente africano; otros que lo crearon en la Sierra del Perú. Ahora la sirven, a pedido del comensal. Si éste quiere mezclado con tallarines, la cocinera lo da. Si no le gusta de ese modo, pues también se lo da.


La chanfainita, preparada con las menudencias bofe de res, cordero o cabrito, tripas, corazón, es un guisado con tubérculos peruanos, que a los limeños les encanta y lo comen en los mercados.